Graciela Zárate Carrió

LA CASA INTOCABLE

Mi casa es una casa en la que todo suena.
El mar, me trae azul, el coro de las monjas
y las campanas arden como si las tocaran.
En mi casa se oye el blues de los vecinos,
Serrat en los acordes, chillar la cafetera.
Le suenan mis pupilas chocar contra los muros
y mi cabeza a gritos camina por los muebles.
Macetas de flor ronca avisan que no existen,
y a veces madrugadas me gimen por los dedos.
Los árboles, sus hojas, que siempre están de fiesta,
escoltan los fantasmas del viento en la terraza.
La casa baila sola al vapor de las ollas
y pájaros tardíos le pían en el kilim.

Es en la noche eterna que escucho su silencio

y aunque esta sea una casa
en la que todo suena,
el teléfono es mudo y su timbre intocable.

De “A contraluz de embargo” , Lastura Ediciones, 2013

*****

Siendo un cofre repleto de cajas de pandora
como muñecas rusas recogidas en sí,
truenos atrincherados esperando el descorche.
Siendo esquiva ocurrencia.

La sorpresa ya extinta por segura,
la luz desconcertante de la idea,
el flash más divertido.
La altanera ilusión.

Desapego parido al disparate,
la tácita mentira,
la voz de cada insecto,
la percepción y entrega
y la fidelidad.

¿Porqué cuando me miras y te miro,
. tus ojos se preguntan, qué te veo?

(2012. Inédito)

Para más información: https://www.facebook.com/acontraluzdeembargo?fref=ts

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s