Gracia Iglesias Lodares

EL REFUGIO

Tu boca, poligonal e incierta,
fría y extraña como los elefantes de la calle Sevilla,
acostumbra a posarse en los recodos
del alfabeto egipcio
y permanece allí durante páginas
y música
y memoria.

Mientras tanto
hay quienes saben predecir el nombre
que arrastrarás después
cuando llegues exhausta al confín de la tarde
con el cabello convertido en nácar
y los labios heridos
transparentes.

(De Distintos métodos para hacer elefantes)

Fuente: http://lasafinidadeselectivas.blogspot.com.es/2009/11/gracia-iglesias.html

*****

ÚLTIMA HORA

Nos confirman que Dios estaba ausente.
Los timbales, el pífano y el arpa que tañían los justos
no fueron escuchados.

La puerta no se abrió
y algunas almas limpias se enfrentaron al hambre
con la cédula rota.

Nos confirman que en esa espera eterna algunos niños
arrancaron la carne a varios perros.

Que las madres se apagaron los ojos
para no ver la lápida de un ángel.

Y los hijos de Lot, hincados de rodillas,
suplicaron volverse sal de piedra.

La puerta no se abrió.
Dios no escuchaba,
no oía las febriles oraciones.

Nos confirman que Dios sigue aguardando
—a solas e infinitamente mudo—
a que el hombre lo encuentre
en una oscura cripta, en algún templo.

(De Aunque cubras mi cuerpo de cerezas)

Fuente: http://lasafinidadeselectivas.blogspot.com.es/2009/11/gracia-iglesias.html

Para más información: http://graciaiglesias.blogspot.com.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s